OCHOTIERRAS: VINOS QUE EXPRESAN LA FRUTA PURA DEL LIMARí
Siempre es gratificante conocer una bodega que surge en el competitivo mundo del vino chileno. Y más gratificante aún cuando los vinos de esta nueva viña son de calidad y de un estilo puro y frutal, y con gran potencial de mejorar todavía más.
Los vinos de Ochotierras son caldos que podríamos definir como “simples”, entendiendo por “simple” justamente lo que la palabra quiere decir, o sea, algo en estado más puro, sencillo, que manifiesta sin adornos o desvíos barrocos la exquisitez de la fruta crecida en los suelos y bajo el clima del singular Valle del Limarí. Para que no se mal interprete esta “simplicidad”, la Real Academia dice de la palabra Simple: Sencillo, sin complicaciones ni dificultades. Se dice de aquello que, pudiendo ser doble o estar duplicado, no lo es o no lo está.

Eso es justamente lo que se manifiesta al beber los vinos de Ochotierras: vinos simples, puros, donde se huele, siente y saborea la fruta hecha vino.

La bodega Ochotierras está en su tercera vendimia y se ubica en la localidad de Limarí, contigua a la ciudad de Ovalle, en pleno corazón del Valle del Limarí.  

Esta joven bodega es una iniciativa de tres agrónomos/agricultores de la zona, quienes a pesar de también ser jóvenes tienen bastante experiencia en el cultivo de uva vinífera para producción de vinos finos en el Valle del Limarí.

De las 70 hectáreas de uva vinífera que entre los tres socios tienen a su haber y produciendo hace más de diez años, en 2005 seleccionaron 35 hectáreas para la producción de los vinos de Ochotierras. Los viñedos con variedades Carmenère, Cabernet Sauvignon y Sauvignon Blanc están contiguos a la bodega, en la localidad de Limarí, mientras que otros viñedos de Syrah están en Sotaquí, en el mismo Valle del Limarí pero ya adentrándose en la Cordillera. Los viñedos de Chardonay están más hacia la costa, en Cerrillos de Tamaya.

En 2006 comenzó la construcción de la bodega de Ochotierras, que  actualmente tiene capacidad para 150 mil litros, y el proyecto contempla ampliación máxima a 330 mil litros. El próximo verano ya tendrá acondicionada la definitiva sala de barricas, así como sala de catas y sala de visitas, todo esto con una linda vista sobre los viñedos de Carmenère y Cabernet.  La localidad de Limarí está a 35 kilómetros del Océano Pacífico, y Cerrillos de Tamaya a 22 kilómetros, distancias que permiten que los viñedos de Ochotierras reciban la influencia marítima. Otras ventajas del Valle del Limarí son las pocas precipitaciones (no más de 50mm anuales), buena luminosidad, suelos apropiados para los viñedos, ausencia total de heladas y temperatura promedio en verano de 28 grados celsius.

“Estas singularidades del Valle del Limarí nos permiten contar con una vid de gran calidad con la cual se puede producir vinos excelentes y con identidad propia, en los cuales se manifiestan una adecuada mineralidad y acidez, la fruta está muy presente por su perfecta maduración y buena concentración dada por suelos óptimos, pocas lluvias y temperatura promedio ideal”, nos explicó Rodrigo Guerrero, uno de los socios de Ochotierras.

Desde 2005 trabajan en el proyecto Ochotierras. Ahora están en su tercera vendimia, y “a partir de 2007 consideramos que estamos dando con la marca más propia que le queremos dar a nuestros vinos. 2008 viene muy bueno, y creo que a partir de esta cosecha OchoTierras podrá mostrar más de su calidad, potencia e identidad”, agregó Guerrero. Pero Ochotierras ya ha cosechado algunas medallas en su corta historia. Medalla de Oro en el Wines of Chile Awards 2006 con su Carmenère Gran Reserva 2005; Best in Class y medalla de plata en el IWSC 2007 con su Syrah Reserva 2005;  Medallas de Plata en el Concours Mondial Bruxelles Chile 2007, con su Syrah Reserva y Gran Reserva; y Medallas de Plata para su Cabernet Sauvignon Reserva 2007 y Carmenère Reserva 2007 en el certamen Monde Selection celebrado en Bélgica en marzo de 2008.

Una de las singularidades del Valle de Limarí es que la vendimia se puede dejar para final de mayo si la variedad así lo requiere, como es el caso de la Carmenère. “Aquí cosechamos Carmenere en la última semana de mayo sin temor a que se registren lluvias, lo cual nos permite que la fruta madure plenamente”, dijo Guerrero. Y así se nota al probar la fruta que en el momento de nuestra visita estaba a dos semanas de ser cosechada y su sabor, color y aromas eran simplemente espectaculares….. sobre todo pensando en Carmenere.

Y así también se percibe en sus vinos. El Carmenère de Ochotierras es realmente muy bueno, muy frutal, que refleja tal vez la luminosidad y calidez del Valle del Limarí, pues a diferencia de muchos Carmenère del Valle Central al sur, en estos no hay pero ni rastros de aromas y sabores muy vegetales o verdes. Probamos el Carmenère varietal y Reserva 2007, y en ambos se manifiesta la fruta a cabalidad, con potencia de color, aromas y sabor, algo no muy común en los Carmenère de más al sur de Chile.

El Carmenère de Ochotierras es 100% Carmenère y tiene la marca de las particularidades del Limarí que le dan a la fruta la gran luminosidad, los suelos más arenosos con importante matriz de piedra, temperaturas cálidas pero no exageradas (influencia de brisas marinas), y ausencia casi total de lluvias.

Hemos destacado el Carmenère de Ochotierras por las dificultades que muchas viñas han enfrentado en obtener buenos y amables vinos de esta variedad. Pero entre los vinos de OchoTierras también se pueden destacar singularidades de su Cabernet Sauvignon y Syrah. El Cabernet Sauvingnon se destaca por su especial cuerpo y concentración mucho más leve que los Cabernet del centro de Chile. Este Cabernet del Limarí es de cuerpo más ligero, lo cual creemos es resultado también de una fruta cuya concentración no es tan acentuada, en razón de las temperaturas promedio más amenas del norte chico.    

 En suma, Ochotierras está decidida a ir ganando una mayor presencia con sus vinos tanto en el mercado nacional como internacional. Eso sí, afirman, sin desviarse nunca del proyecto original de ser una bodega pequeña, de producción acotada y de gran calidad e identidad propias. Ojalá así sea y se mantenga la calidad y cantidad, ofreciendo vinos puros que reflejan las bondades de los suelos y clima donde crece la uva.

Publicado en todovinos.cl


Url: http://imalbeca.com/?id=11&ids=3&accion=deta
Publicada: 16/04/2009 06:23 am.
© Imalbeca